Terapia de familia

  A ser padres se aprende, no es algo de lo que se venga con un libro de instrucciones. Hay ocasiones en que las relaciones familiares se vuelven un imposible, la comunicación es ausente, hay trifulcas familiares continuas que convierten la convivencia en un campo de batalla. Es difícil querer acertar con viejas ideas que no se corresponden con la realidad o a la verdadera dimensión de la problemática. No todas las reacciones y situaciones tiene siempre una misma lectura. A veces, a través de la agresividad, los olvidos, despistes, las discusiones, hay otras cuestiones de forma latente que no se...

  A ser padres se aprende, no es algo de lo que se venga con un libro de instrucciones. Hay ocasiones en que las relaciones familiares se vuelven un imposible, la comunicación es ausente, hay trifulcas familiares continuas que convierten la convivencia en un campo de batalla. Es difícil querer acertar con viejas ideas que no se corresponden con la realidad o a la verdadera dimensión de la problemática. No todas las reacciones y situaciones tiene siempre una misma lectura. A veces, a través de la agresividad, los olvidos, despistes, las discusiones, hay otras cuestiones de forma latente que no se ven sino con la ayuda de un profesional. Necesita de una guía, de un profesional que le ayude a producir nuevas pautas y nuevas maneras de relacionarse que puedan proporcionarle la armonía y la tranquilidad necesarias. Es hora de consultar con un especialista.

  La terapia de familia o terapia familiar sistémica aborda los problemas generados en el contexto de las relaciones familiares o con personas significativas en la vida de las personas. Se trata de un reconocido enfoque psicoterapéutico dirigido principalmente al sistema familiar como unidad social. La terapia familiar es una disciplina terapéutica que aborda la intervención y el tratamiento de la familia en su conjunto. Desde el punto de vista sistémico, se suele utilizar el término terapia familiar y de pareja, en tanto se entiende que el objeto de intervención son los sistemas y subsistemas familiares. La terapia familiar se puede desarrollar desde diferentes ámbitos, como el de la psicoterapia (ejercida exclusivamente por psicólogos, trabajadores sociales, psiquiatras y enfermeros), el de la terapia psicoeducativa o pedagógica, que se basa en cambios conductuales a través de la educación en valores y mejora de habilidades relacionales (ejercida tanto por psicólogos como por trabajadores sociales, mediadores, educadores sociales, etc.), o el del coaching vivencial. Existen muy diferentes corrientes dentro de la terapia familiar sistémica, como por ejemplo la de la Escuela de Milán, la de la Escuela de Palo Alto o la del psiquiatra argentino Salvador Minuchin, que desarrolló los planteamientos del trabajo estructuralista con familias (roles, comunicación, etc.), y que es una de las corrientes más aplicadas en el trabajo social con familias de pocos recursos económicos.